Recorridos por la Serranía de Cuenca

Rutas, turismo rural e información interesante sobre la Serranía de Cuenca

Artículos publicados por Fernando

Nos encontramos ahora en Pajaroncillo, otro municipio poco conocido, que junto con Boniches y Villar del IM000672.JPGHumo forman la “tierra de PaBoVi”, municipios que comparten mucha similitud en cuanto al conjunto de formaciones rocosas y vegetación. En estas tierras predomina el rodeno, conjunto de areniscas rojizas con un alto contenido en hierro que debido a la erosión del tiempo conforman interesantes formaciones y refugios que se mezclan con el Pinus Pinaster o pino rodeno.

Da la sensación de que este paisaje atrajese a culturas antiguas desde antes de la edad de bronce, por estos lugares son numerosos los asentamientos celtíberos y pinturas rupestres de gran importancia.

En este caso nos encontramos con un castro celtibero que aprovecha una privilegiada posición para que con pocas construcciones se convirtiera en un asentamiento de muy fácil defensa. Su cercanía a las Corbeteras y a los campos de túmulos de Pajaroncillo lo convierten en un interesante punto para disfrutar de un agradable paseo que aúna Historia y Naturaleza.

Otra joya de la sierra, el cantueso (lavandula stoechas), arbusto perenne Cantueso (lavandula stoechas)de hasta 1 metro de altura, muy aromático y vistoso, con largas brácteas (hojas modificadas que a veces se confunden con los pétalos) de color púrpura intenso. Sus tallos son algo pelosos y sus hojas estrechas llegando a los 4 cm de longitud. Contiene aceite esencial muy utilizado en aromaterapia por sus propiedades relajantes y su aceite se utiliza para perfumar el agua de baño y perfumar la piel.

El río Cabriel cruza el término de Boniches e incluso hay gente que dice que su verdadero nacimiento se la vega desde la "peña de los Ramos".produce dentro de su territorio. Cuando el año ha sido poco lluvioso y normalmente en época de estío, su cauce se seca desde bastantes kilómetros río arriba y vuelve a aparecer en un punto denominado “la fuente de los peces”, donde su caudal permite que el pueblo tenga asegurado su necesidad de agua y esta sea de una calidad excelente.

Lo cierto es que forma una vega rica y bien regada que a sus productos de gran calidad aúna de nuevo paisajes dignos de ser disfrutados por sus variantes colores según la estación en la que nos encontremos y sus zonas de baño naturales.

Dentro del término municipal de Boniches se pueden encontrar lugares de un gran atractivo natural. Uno de album "La Horadada"estos parajes, a lo que se accede a través de un bello recorrido entre peñascos de areniscas rojizas y pinos rodenos es “La Horadada”, curiosa perforación en la roca de unos 5 metros de abertura máxima desde la que se puede disfrutar de unas espectaculares vistas de los bosques y picos circundantes.

La peña en si es un curioso conglomerado del Triásico formado por rocas sedimentarias y compuesto mayormente por cuarcitas. La erosión del agujero se debe principalmente al viento a lo largo de los siglos.

En primavera cuando florecen las jaras y los cantuesos, resulta increíble la mezcla de morados y blancos de las flores mezclados con el verde de los pinos y el tono rojizo de la roca.

Como no, seguimos en la sierra de las Cuerdas. Recorriendo las orillas del Cabriel río arriba, entre Mesas y barbacoapinos, formaciones rocosas espectaculares y el verde de la flora ribereña, a 7 kms de Boniches encontramos primero una zona de acampada de propiedad municipal y desde allí, a unos 200 metros, la fuente propiamente dicha.

Dotada de barbacoas, situada en zona de umbría y bien resguardada, resulta un rincón muy interesante para disfrutar de una buena comida en varias épocas del año. Dicen que el agua de esta fuente es excelente para tener una buena digestión.

Otra vez en el término de Boniches, nos encontramos con un paraje que aúna belleza y misterio, el llamado “Castil del Rey”, curioso conjunto rocoso en cuyo alto se pueden encontrar restos de arquitectura probablemente atribuible a los celtiberos que poblaron estas zonas. Mas tarde pudo ser torre de vigía árabe, lo cierto es que se trata de un impresionante monumenCastil del Rey, peña centralto natural.

Una nota muy interesante son el conjunto de aljibes escavados en al roca que demuestran que tuvo que estar pobl ado en sus alrededores y que servía de interesante punto defensivo en el que se podían pasar largas temporadas si era necesario.

Esta ruta es apta para todos los públicos por lo menos hasta el pie de la peña donde se asienta el “castillo” y desde allí puede disfrutarse de inmejorables ejemplos del paisaje que conforma el rodeno.

El pino laricio o negral (pinus nigra) forma parte del paisaje en numerosos lugares de Cuenca. Crece entre los 800 y los 2000 metros de altitud y su madera es de gran calidad. Es uno de los pinos de crecimiento mas lento, de hecho varios de los árboles monumentales de la península ibérica son pinos laricios con varios cientos de años de antigüedad. Puede alcanzar los 45 metros de talla.

En las coníferas, las hojas o agujas se llaman acículas, llegando en este caso a medir hasta 18 cm de longitud.Ejemplar centenario de pino laricio

Su porte es cilíndrico de joven con copa casi desde el suelo, con la edad la copa toma forma irregular. Tiene la corteza dividida en grandes espejuelos brillantes gris plateados muy característicos. Piñas generalmente sentadas de 5 a 8 cm de largas y de 2,5 a 3 cm de grosor.

Otra vez en Boniches pueden encontrarse ejemplares centenarios, sobresaliendo entre estos el “pino de las 4 garras”, de más de 30 metros de altura que naciendo de un solo tronco se subdivide después en 4 “brazos”. Sin duda un árbol merecedor de figurar en cualquier catálogo de árboles monumentales.

“La laguna del Marquesado es un humedal de ohp photosmart 720rigen cárstico de pequeña dimensión, formado por el embalsamiento del Arroyo del Soto como consecuencia de la formación de una barrera tobácea. Aguas abajo esta barrera conforma unas pequeñas cascadas naturales. La profundidad máxima de la laguna es de 5,5 m.”

Una descripción correcta extraída de una página de Castilla-La Mancha, gracias por tan interesante información. Por mi parte resaltar que es un rincón muy atractivo tanto por la posibilidad de ver fauna, sobre todo aves, como por la belleza y serenidad del paisaje. El acceso es sencillo, basta con seguir la carretera de Laguna a Valdemeca y encontraremos la laguna. Pero mucho mas completo resulta el paseo desde el pueblo pasando por el molino y las huertas remontando el río.

Además, de esta forma podemos aprovechar y recorrer el mismo pueblo, uno de los mas conservados de la serranía por la casi ausencia de edificios que destaquen por su arquitectura moderna. Uno de los mas notables es la  Casa del Arzobispo López Cabrejas, con una típica reja en su fachada y los restos del antiguo escudo nobiliario.

Sparganium natans.jpg

Uno de esos lugares que se visitan con respeto y asombro. Cuesta creer que puedan haberse abandonado tantos edificios y dependencias que han dejado huella del esplendor que tuvo que tener antiguamente. La información sobre el primero señorío y luego marquesado ha sido extraída casi íntegramente de la web de la “asociación amigos de Moya”. Actualmente la villa se está rehabilitando parcialmente.

VILLA DE MOYA

La Villa de Moya, situada en lo alto de un promontorio u otero rocoso, rematado en su cima por una amplia y alargada Album de Moyaexplanada de Norte a Sur, con una longitud máxima de 600 metros y una anchura media de 106 y una superficie de 6,56 has., a 1155 metros sobre el nivel del mar, formó un conjunto de casas apiñadas, a dosadas a sus murallas y formando unas calles estrechas y reducidas, exceptuando las viviendas de nobles y gobernadores, sus iglesias y sus conventos.

Pudo alcanzar los 300 vecinos y 1200 habitantes y a finales del siglo XIX todavía existían 90 casas habitadas.La villa de Moya, visible desde los cuatro puntos cardinales a muy larga distancia, nos muestra su hierática majestad como espolón o proa de nave con su altiva “Torre del Homenaje” desde La ndete por el

Sur; toda su magnitud con el grandioso convento de las Monjas y la extraordinaria arquitectura de “La Coracha” que baja hasta la fuente dominada y defendida por sus dos torres por el Norte; la doble muralla que circunda la villa, las principales puertas de la Villa, la iglesia de San Bartolomé y, en lo más alto, el alcázar con sus torres defensivas por el Este; y al Oeste, en panorámica, la silueta completa de Moya asentada sobre las rocas del acantilado, muralla natural que la defiende y, sobre todo ello, destacando, sus dos monumentos más emblemáticos: la espadaña de la iglesia de Santa María y la Torre del Homenaje.

CABEZA DE SEÑORIO Y DE MARQUESADO.

Tras la repoblación de Moya a principios del siglo XIII fue adquiriendo una amplia jurisdicción sobre unos territorios fuera de sus murallas. Las investigaciones en marcha nos dirán la primera demarcación y los límites de “Las Tierras de Moya”. Como hipótesis, no dudamos en afirmar que el teórico Marquesado de Moya coincidiría con aquel primer Señorío.
Conocemos por la Institución del Mayorazgo de Moya de 1511, como también por el Censo de 1595, la relación de pueblos que comprendía su Marquesado. Comparando con el listado de 1805 comprendía los mismos pueblos menos Ranera y Los Huertos; tampoco figuran los caseríos de La Pacheca, Asturias y Villar de Hornos. En el Censo de Floridablanca también están los mismos pueblos, menos Santo Domingo, Pedro Izquierdo y Los Huertos (incluidos en Moya) ni Ranera, Pajarón y San Martín de Boniches, tal vez por error.

Por lo tanto podemos afirmar que el Marquesado de Moya en 1595 comprendía 34 pueblos y caseríos, 36 en 1787 y 39 en 1805. Hoy han quedado reducidos a 36. Todos estos pueblos formaron, con la villa de Moya a la cabeza, una unidad jurisdiccional, administrativa y económica hasta principios del siglo XIX, cuando el duro centralismo terminó con los regímenes señoriales.

Nos resulta fácil calcular que el territorio moyano tendría, aproximadamente, un perímetro de 240 Km. y un a extensión de 2750 Km2.

Finalizado el siglo XVIII y tras el Censo de Floridablanca, merced a las nuevas corrientes centralizadoras y liberales, Moya perdió ser cabeza del Corregimiento, perdió su juzgado, sus seis parroquias quedaron reducidas a dos, los conventos se cerraron y la nobleza se fue. Las consecuencias fueron fatales: Moya se desmoronó y se disgregó hasta físicamente. En menos de cien años el flamante Señorío, primero, y Marquesado después, quedó reducido a cenizas.”



Powered by WordPress Web Design by SRS Solutions © 2017 Recorridos por la Serranía de Cuenca